Tarea de Lengua “Mi Libro Preferido”

Nuestra profesora de Lengua nos pidió que escribiéramos una reseña acorde a nuestro libro preferido por eso elegí La Lección de August. Me lo recomendó mi hermana porque creyó que me iba a gustar y me encantó. Se trata de un chico llamado August que nació con Síndrome de Treacher Collins que como debió someterse a varias operaciones nunca asistió al colegio y su madre siempre le dió clases en su casa. En el libro los padres de August se deciden por mandarlo al colegio y nada va como ellos esperan ya que el sufre de bulling. Luego el empieza a hacerse amigos y para el final del año ya esta muy integrado y contento.

Escritura Colaborativa

La profesora de Lengua nos pidió que hiciéramos una Escritura Colaborativa ,   De un cuento en el que cada uno tenía un rol de escritura.

Mi grupo estaba formado por Serena Braun, Santiago Yezze y Facundo Segura.

Escritura Colaborativa

Feo pero feliz

-¡Que horrible puercoespín! -dijo un animal que pasaba por ahí.
-Sí, pobrecito no tiene solución -comentó una tortuga malvada.
-¡Déjenme en paz, ya se que soy feo, no tienen que recordarmelo! -dijo el puercoespín.
-Sí, dejémoslo tengo miedo de que nos contagie su fealdad -la tortuga agregó.

El puercoespín estaba muy triste y por eso decidió que iba a caminar de noche y se iba a esconder de día. Caminó todas las noches y de día se escondió hasta que una de sus caminatas el puercoespín se encontró a una chica que hizo que todo cambiara…

-Uy que feo…-comentó la niña riéndose.
-¡Basta me cansé de que todo el mundo diga que soy feo!- respondió el puercoespín un poco enojado.
-Perdón es verdad, no me di cuenta. Nunca intentaste cambiar un poco por lo menos? Modernizarte? Capaz así no seas tan feo -preguntó la chica.
-No, no se como es eso de la moda de ahora pero parece que vos sí…-dijo el pobre animal.
-Sí, si querés puedo ayudarte- la chica contestó.
-Me vendría bien no? -agregó el puercoespín.

La chica ayudó al puercoespín poniéndole luciérnagas, perlas, telas, entre otras cosas por todo su cuerpo.

-Mucho mejor -dijo la chica orgullosa de su trabajo.
-Que moderno ese puercoespín de ahí…-dijo la misma tortuga que ni lo había reconocido y lo había criticado la semana anterior.
-Vos sos la tortuga que la semana pasada me dijo que era horrible… no te acordas? -dijo el puercoespín un poco molesto.
-¡¿QUE?! ¿Vos eras ese puercoespín que fue la cosa más fea que ví en mi vida?- exclamó la tortuga sorprendida.
-¿Cómo que ERA feo?¿Me estas diciendo que ahora soy… lindo? -preguntó el puercoespín más entusiasmado que nunca.
-Y la verdad es que nunca podría haber adivinado que aquél puercoespín eras vos, cambiaste mucho -dijo la tortuga sorprendida.

El puercoespín quería ir a presumir su belleza, pero antes de que diera un paso la chica le advirtió una cosa.
-¡Cuidado! ¡Si te volves así de creído capaz seas lindo pero nadie va a querer ser tu amigo! -dijo la muchacha con un poco de miedo de que eso realmente pasara.
-¡Pero soy hermoso! ¿O no?- el puercoespín dijo.
-Podés ser muy lindo pero si sos así de presumido nadie va a querer estar con vos, ni yo…-la chica advirtió.
-Yo si soy así de bello nunca voy a dejar de presumir -el puercoespín dijo seguro de sí mismo.
-Entonces encontrar amigos será algo difícil…-la chica comentó.
-¿Eso significa que debo sacármelo?
-Si querés tener amigos y sabés que si sos así de lindo vas a presumir, sí…-la muchacha exclamó.

Como el puercoespín quería tener amigos le pidió a la niña que le sacara toda la decoración que le había puesto anteriormente y tal vez sin todo aquello no era muy lindo pero por lo menos tenía amigos y era feliz.