Las Doradas Manzanas del Sol (final)

Las doradas manzanas del sol

   Y finalmente, luego de un largo viaje, llegaron a la Tierra, exhaustos. Orgullosos por su logro, sonreían. Mientras tanto, el interior de la copa brillaba tanto que los ojos de uno no podían dirigirse hacia donde se encontraba. No había pasado mucho tiempo cuando la tierra empezó a temblar. Por algo el sol siempre había estado tan alejado de la Tierra. Todo pasa por algo, todo tiene una razón de ser como es. ¿Como no lo habían deducido? Su muerte se acercaba, y la de sus futuras generaciones, también. Cualquier futuro resultaba imposible, por haber desafiado a la naturaleza. El núcleo de la Tierra y el Sol son dos fuentes que generan demasiada energía, estando tan cerca una de la otra, se produjo en la Tierra tanto calor para la capa terrestre que se comenzó a derretir, acabando con todas las vidas de esta. Tanto esfuerzo por sobrevivir para terminar muriendo. Todo había sido en vano. Un mundo indeseable, o más bien ningún mundo, ya que este había desaparecido. Su orgullo se transformó en decepción. Y su decepción en un vacío, y en el fin de su existencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *